11 julio 2011

XXXIII

Sí, sé que ya pasó la fecha pero no quería dejar de escribir algo aquí. Hubiera sido la primera vez en los (¿5? ¿6?) años que tiene esta Citadel que no publicara algo referente a mi cumpleaños.

Así es, el pasado miércoles 6 de julio cumplí 33 veranos.

Omitamos toda referencia a "la edad de Cristo" por favor; ya escuché demasiado esa broma en las últimas semanas.

No tengo nada particularmente por decir, pero me gusta la idea de saber que tengo mucho, mucho por hacer.

Han sido meses tan complicados, de tanto proceso... Y parece que no están cercanos a terminar pero, han pasado algunas cosas en las últimas horas que me han regresado un poco de perspectiva.

Y qué mejor momento para darle un giro a las cosas que esta nueva etapa. Si ya hubo crucifixión, por qué no haber un renacimiento. Diablos, ¡no pude evitar la referencia!

Bueno, a lo que iba. Me niego rotundamente a hacer declaraciones, promesas bienintencionadas o peor aún, forzar declaraciones de felicidad ficticia.

Pero comienzo a ver cierta claridad en el camino... Y una sonrisa torcida que se dibuja en mis labios. Creo... creo que por fin tengo un plan otra vez.

It's time to begin...


4 comentarios:

Ignacio Cuéllar dijo...

¿Cuándo mejor que ahora mismo?
Un abrazo hermano

Korkuss dijo...

Muy cierto, hermano.

Otro abrazo de regreso.

Selara Majere dijo...

puedo ser repelente? la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que Chris tenía entre 44 y 46 años.

33 fueron lso años que habían pasado desde su bautizo por Juan.

ves... te queda mucho por delante.

Huge kiss

Korkuss dijo...

Al parecer así es. Hagamos algo bueno al respecto :)